jueves, 18 de febrero de 2016

LARGA VIDA A LA RESISTENCIA

Anoche estuve en el teatro, si, un miércoles, a las 22:30h. Un gran amigo actuaba en el teatro Alfil y no me lo podía perder.
La obra, Ámbito Resistiré, después de verla lo primero que os diré es que es una pena que las funciones sean tan tarde y entre semana.
                                            
No soy crítica de teatro, así que os voy a contar lo que me pareció desde mi visión de espectadora.
He de deciros que a mi los musicales no me van mucho, esta obra no es musical, es como pone en la sinopsis medio musical, no sabía muy bien lo que me iba a encontrar y os confieso que me acabé cantando todas las canciones, llegué a casa y seguía cantando en mi cabeza.
Es genial ver como con pocos recursos en cuestión de escenografía recrean escena tras escena la vida de Benidorm y sus personajes, dejan los detalles a la imaginación del espectador y gracias al fantástico manejo de las luces, los vídeos y la música realmente ves cada escenario con todo lujo de detalles.
El elenco... por donde empezar, fantásticos todos y cada uno de ellos, mi madre no dejaba de decir "que bien trabajan" y sí, mi madre tiene razón que actorazos, desde María Zabala (Sonsoles) divertídisima, los gestos, los grititos, fue una de mis favoritas, Daniel Paz (Manu) que tuvo una super escena en la que no pude parar de reír, Luis Lógar (Jhonny) pasa a mi lista de macarras favoritos con su interpretación "100% natural" como lo que vende, Antonio Romero (Juanjo) el auténtico héroe de Benidorm, ,que gran interpretación. Cito solo a algunos pero podría hablaros maravillas de cada uno de ellos. Es alucinante como te meten en la piel de cada uno de los personajes haciéndolos realidad.
Me reí mucho, como hacía tiempo que no me reía, es fresca, sorprendente, tanto que se me pasó muy rápido y de vuelta a casa no dejábamos de recordar momentos de la obra.
Es una pena que sólo les quede una última actuación, el 24 de febrero, si podéis de verdad no os la perdáis, no os arrepentiréis. Si esta obra fuera en fin de semana hubiera tenido una audiencia bestial. Deberían darle más cabida a estas pequeñas obras de teatro porque me parecen geniales.
Después de ayer sólo os puedo decir que #yosoyresistente y espero que vosotros también lo seáis.
Larga vida a al resistencia.

domingo, 14 de febrero de 2016

EL CORAZÓN DE SAN VALENTÍN

14 de Febrero, a mi siempre me ha gustado celebrar San Valentín, así de moñas soy, pensar lo que queráis pero soy una romántica empedernida y me encanta. Nunca había pensado en que esa fecha pudiera tener otro significado.
Pero desde octubre de 2014 celebro este día con otro tipo de amor, uno muy fuerte, un corazón de verdad, el día internacional de las cardiopatías congénitas.


Cuando te dicen que tu hijo tiene una cardiopatía congénita no te lo crees, no llegas a entender que ha pasado, que has hecho mal en el embarazo, cual ha sido la causa, por qué te toca a ti, a nosotros, a él.
Al principio aunque te lo explican te invade una tristeza y una rabia enormes, después no quieres contárselo a nadie, quieres esconderlo porque en el fondo no aceptas que algo vaya mal.

Afectan a 8 de cada 1000 niños nacidos, la mayoría son leves y solo precisan revisiones, otras necesitan ser intervenidas una vez, pero las más graves necesitan varias intervenciones incluso hasta que los afectados son adultos.

A nosotros nos dijeron que necesitaría una cirugía no más, pero claro a tu hijo aunque le tengan que operar de lo más mínimo se te hace un mundo... no sabes si podrás con ello.
A eso le añadimos un ingreso de una semana por una insuficiencia cardiaca, tienes que administrarle medicinas hasta la operación ( a tu bebé), aprenderte nombres de medicinas impronunciables (lo de Hidroclorotiazida me costó lo mío) entender las ecografías como si fueran sumas sin llevar y todo un mundo en el que te adentras sin querer para que tu hijo esté lo mejor posible.

Tuvimos la suerte enorme de que a Samuel le llevaron dos cardiólogas fantásticas a las que nunca podré agradecer lo suficiente todo lo que se han preocupado por él, Maite me hizo una experta en cardiología en cada ecografía.

Poco a poco fuimos entendiendo que no pasaba nada por contarlo, que el apoyo ayudaba mucho, el de la familia, el de los amigos, porque aunque intentas hacer una vida normal no puedes completamente, no puedes estar en sitios con mucha gente, ni que se le acerque nadie que esté un poco enfermo, lavarte las manos hasta llegar a ser obsesivo, y obligar a los que entran por la puerta a que lo hagan aunque no vayan a coger al niño. Prácticamente dejas de salir de casa y eso hay gente que no lo entiende.

Una de las cosas que más me ayudaron fue poder hablara con gente en la misma situación, Tamara que fue la primera mamá que conocimos con una hija cardiópata fue un gran apoyo yo siempre le preguntaba de todo y hay una fundación de la que nos hablaron y de la que nos hicimos socios que asesora sobre todo lo que necesites antes, durante y después de la cirugía Menudos Corazones se llama y os aseguro que hacen una labor increíble. También la página Cardiopatiascongenitas nos fue de gran ayuda porque te explica todo fenomenal con dibujos y todo y creerme que es difícil entender y sobre todo explicárselo a la gente.

El día que te dicen que ya estamos listos para operar te vienes abajo, llevas mucho tiempo esperando pero en el fondo no quieres que llegue.

Al final los malos ratos de medicinas y hospital en nuestro caso merecieron la pena, Samuel ahora está como se suele decir "como un toro" y nosotros muy contentos de verle crecer bien y feliz.

Con esta entrada sólo quería pediros que si celebráis San Valentín lo sigáis haciendo, porque eso es señal de que os encanta el amor pero que a partir de ahora este día os acordéis de todas esas personitas que tienen un corazón enorme aunque un poco estropeado pero que tienen todo el amor del mundo para curarlo. Y que celebréis también toda la fuerza que tienen esos corazoncitos.


"A donde quiera que vayas, ve con el corazón" (Confucio)




viernes, 5 de febrero de 2016

LA CASILLA DE LA CUNA

La entrada de hoy es un poco informativa y un poco de protesta, surge por la idea de escaparnos un fin de semana a Barcelona a ver a mi sobrino que estudia allí.

Cuando viajas en pareja no miras mucho los servicios de los alojamientos, con que esté limpio y más o menos cerca de un transporte público te vale.

Desde hace 16 meses somos 3 y claro tienes que mirar más cosas con un bebé.

En nuestro caso, Samuel no duerme del tirón y no come apenas sólido, se destetó hace un par de meses así que la comodidad de la lactancia materna tampoco la tengo.

Nuestra primera opción fue mirar apartahoteles por aquello de calentar el biberón de madrugada, hacerle la papilla para desayunar, etc, encontramos uno que tenía buena pinta pero las opiniones eran malísimas y los demás apartahoteles se nos iban de presupuesto (más de 100 euros la noche).

Después pensamos en que bueno si nos llevábamos el calientabiberones a un hotel nos podíamos apañar aunque tuviéramos que lavar el plato y los biberones en el baño. Así que me puse a buscar hoteles...

Miré en todo tipo de buscadores y a todos les falta lo mismo. Una casilla que puedas marcar para ver si hay servicio de cuna disponible. A mi que Samuel nunca ha dormido con nosotros en la cama me parece vital y claro no me voy a llevar la cuna de viaje en el tren. Hay casillas para casi todo: gimnasio, piscina, se admiten mascotas, jacuzzi, apto para familias (casilla que no entiendo), hasta servicio de guardería, pero en ningún sitio puedes ver si hay cuna disponible, aunque sea pagando.

Se supone que los hoteles tienen que tener cuna disponible pero y si ya están ocupadas o no tienen no lo puedes saber si no llamas al hotel en cuestión.

Otra cosa que nos preocupaba era que alguna vez nos ha pasado en casa que Samuel vomita por la noche y claro en un hotel mueve Roma con Santiago a las 3 de la mañana para que te limpien la habitación.

Os invito a que escribáis a las páginas buscadoras de alojamientos y os quejéis si algo echáis en falta, yo ya lo he hecho aunque supongo que me dará igual.

Al final miramos en Airbnb que tampoco tiene casilla de cuna pero los propietarios que si disponen de ella te lo indican en la ficha del alojamiento.

El alojamiento al que vamos además dispone de trona, bañera, vajilla infantil incluso de una silla ligera en préstamo durante la estancia, vamos un encanto el propietario que nos deja de todo. Ya os contaré la experiencia.

No he viajado mucho con Samuel por las circunstancias sólo un par de veces, intentaré a partir de ahora confeccionar una tabla con los sitios donde he ido y las facilidades para ir con niños.

De momento han sido pocos los sitios a los que hemos ido así que os lo cuento por aquí.

La primera vez que viajamos con niños, nos acabábamos de casar y nos fuimos a Gran Canaria unas 23 personas.
El hotel Gloria Palace era como un sueño, fue nuestro primer "todo incluido" y claro, fue maravilloso, nuestros familiares sí que iban con niños y cogieron las habitaciones familiares, estaban encantados, la comida es buffet así que para los niños que no comían mucha variedad de cosas estaba genial, por no hablar de que el puesto donde hacían hamburguesas y pizzas abría hasta las 6 de la tarde, que más puede pedir un niño.




La segunda vez tampoco teníamos niños pero fuimos con 3 parejas más y 6 niños, queríamos pasar un fin de semana fuera de Madrid y buscamos en Top Rural, esta página sí que tiene pestaña de cuna disponible, esto facilita mucho la búsqueda, además tiene muchas opciones que te facilitan el tipo de alojamiento que quieres. Elegimos un pueblo de Segovia por su cercanía y elegimos la casa Mar de Pinares. Esta casa es perfecta para ir con niños porque es de una planta y no tiene escaleras peligrosas, además la cocina es muy grande y cuando hay muchos comensales se agradece. Y no puedo dejar de comentar el trato de los propietarios que fue excelente, la verdad es que siempre que he ido a un alojamiento rural, los dueños de las casas nos han tratado como si fuéramos de la familia.



La primera vez que salimos con Samuel fue también a través de Toprural, queríamos algo cerca de Madrid y con zona de baño, íbamos con otra pareja y 2 bebés. Esta vez a Ávila cerca del embalse del Burguillo la casa El chorro de la Cabezuela era pequeñita pero no le faltaba de nada, no sólo nos dejaron una cuña sino dos y bañera de bebe también, tenía una barrera de seguridad para la escalera, un patio fenomenal, la recomiendo sin duda.



La última vez, fue la primera vez de Samuel en la playa, fuimos a Denia a los apartamentos H3 Belman aquí si tenían cuna pero la cobraban a 8 euros la noche, no lo indica en la pagina, tuve que llamar por teléfono yo, decidimos llevarnos nuestra cuna de viaje ya que íbamos con el coche. Los apartamentos muy bien, accesibles 100% lo que se agradece cuando vas con la silla ligera, a 5 minutos andando de la playa y muy tranquilos y en una calle donde hay bastantes restaurantes para comer.


Espero haberos ayudado a elegir o a buscar si viajáis con bebés o niños más mayores. Hay algunas páginas que te recomiendan lugares muy chulos para viajar con niños, como BabytribuFamiliasenruta.com o Mamasviajeras, porque ser padres y salir de la ciudad no está reñido.
 

Y si no sabéis donde ir aquí os dejo un blog muy bueno para elegir lugares con encanto, yo ya tomo nota para mi próximo viaje. Descubriendolugaresconmigo